4-6 meses de antelación son suficiente para tener tu vestido totalmente preparado para que esté perfecto el día de la boda. A partir de octubre tienes toda la colección a tu disposición.
Si dispones de menos plazo que el recomendado, podemos adaptar perfectamente los ritmos para que tengas a tiempo tu vestido. Podemos trabajar en semanas e incluso en días. Si para tí es necesario, para nosotros no es imposible.